Mgmdenia's Blog

Blog de Mercedes González Mas

Premis 25 d’abril. 2n concurs de Física i Química. Article de divulgació científica. Premi batxillerat.

Cáncer, ¿genética o “mala suerte”?

Actualmente estamos acostumbrados o tal vez mal acostumbrados a pensar que el cáncer, una de las principales causas de mortalidad del mundo, está determinado en los individuos por su propia herencia biológica o simplemente por cuestión de casualidad o más bien azar. Algunos tienden a pensar que esto es realmente así, mientras que otros no acaban de asimilarlo ya que piensan que de alguna forma esto no tiene ningún sentido o lo que llamaríamos una base científica. No obstante, esta casualidad no es totalmente inexistente.

¿Enfermedad hereditaria? Se puede decir que no del todo ya que el cáncer en sí mismo no se hereda, si no que mas bien son los genes los cuáles en un momento dado, pueden sufrir una alteración o también llamada mutación del mismo e incitar a otros a desarrollar un tumor. Aún así, una persona con herencia cancerígena no tiene ni mucho menos más probabilidad de padecer cáncer que una persona habituada a llevar una vida completamente sedentaria y poco saludable. De hecho, una gran parte de la población que es portadora de genes cancerígenos no ha desarrollado si quiera la enfermedad gracias a que han sabido mantener unos hábitos saludables en su día a día.

Por esto, gran parte de estas mutaciones producidas en la estructura de determinados genes tampoco resultan siempre de una cuestión de casualidad; una dieta saludable, actividad física, exposición a radiaciones (por ejemplo a los rayos ultravioletas) o consumo de alcohol son algunos de los factores que determinan el riesgo de padecer algún tipo de cáncer. Pero como ya se ha mencionado anteriormente esto no quiere decir que no exista un cierto porcentaje de probabilidades al azar.

En 2015, en la prestigiosa y conocida mundialmente revista Science se publicó un trabajo realizado por Cristian Tomasetti y Bert Volgelstein el cuál sostenía que dos tercios de los tumores se producen debido a la “mala suerte”. Ambos autores desvelaron la idea, actualmente no demostrada, de que la aparición de un cáncer depende del número de veces que las células humanas se dividen: es decir, cuantas más divisiones haya, mayor será la probabilidad de padecer la enfermedad. Sin embargo, Yusuf Hannun, investigador principal en la Universidad de Stony Brook (EEUU) entra en contraposición con este artículo al publicar poco después uno nuevo en la revista Nature. Junto a un equipo de investigadores, Hannun consiguió desmentir a Tomasetti y Volgelstein demostrando que los factores intrínsecos o producidos en los cambios genéticos contribuyen tan sólo en un 10-30% en el desarrollo cancerígeno. Mientras que los factores externos como por ejemplo los medioambientales, constituyen entre el 70 y el 90% del riesgo de padecer cáncer.

En este último estudio de remarcaron además algunos de los hábitos que ayudar a reducir este riesgo, entre ellos la actividad física como una de las más importantes a tener en cuenta. Contar con una mayor masa corporal de la indicada en un individuo o también llamada obesidad es uno de los factores más influyentes a la hora de generar un tumor; ésta se asocia con el riesgo de padecer 17 de los 22 tipos de cáncer más comunes. El ejercicio, la dieta y o reducción de ingesta de azúcares y grasas saturadas, así como de alimentos procesados son algunos de los métodos para reducir este riesgo. Mediante la actividad física además, se produce la liberación de sustancias químicas que los músculos liberan a la sangre repartiéndose por los tejidos de todo nuestro organismo.

Como curiosidad, se ha demostrado en los últimos meses que las mujeres activas tienen hasta un 71% menos de riesgo de padecer cáncer de mama que cualquier otra mujer que en cambio mantiene una vida inactiva o sedentaria. Posiblemente no sea del todo cuestión de “mala suerte” por lo que debemos tratar de mejorar nuestra calidad de vida empezando por cambiar nuestros hábitos e intentar llevar una vida lo máximo posible equilibrada y saludable.

Según Hannan y otros investigadores, la lucha por la prevención del cáncer debe ser una prioridad a tener en cuenta por parte de los gobiernos y población por igual ya que la influencia del entorno que nos rodea es claramente dominante además de determinante en la vida de los seres humanos. Por esto, dice Yusuf, las investigaciones han de centrarse más que nada en seguir averiguando cuáles son realmente los factores que influyen e incrementan las posibilidades de sufrir un cáncer además de buscar soluciones o un modelo general que pueda ser aplicado en la sociedad de hoy en día, para frenar el crecimiento notable de estos factores en los últimos años.

Referencias:

http://www.cancer.gov

http://www.abc.es/salud/enfermedades

Article escrit per Karina Diaz Sydorenko de 1r bat A. Curs 2016/17

Anuncios

22 mayo 2017 - Posted by | Activitats extraescolars | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: